ADIOS AL PROFESOR GRABADORA

¿Es necesario el cambio del perfil docente para la educación en el siglo XXI? Desde luego que si, de eso no cabe duda; la cuestión central de este asunto es identificar la dirección y el propósito del cambio, es decir, ¿qué debe cambiar un maestro de su perfil y porqué cambiar?

 La balanza de las TIC

“Es que ahora los muchachos ya vienen con el chip incorporado”. Esta es una de las frases que se escuchan con mucha frecuencia ya sea dentro de las comunidades académicas, en las reuniones de profesores o en una conversación entre dos madres en el parque.

Ahora los jóvenes tienen un gran manejo de las tics de la información y la comunicación en ventaja de los adultos con el pasar del tiempo este gran desbalance será más notorio.

Los maestros se angustian por tener que incorporar ahora las tics en el aula; pero este proceso ya no tiene reversa y tarde que temprano deben de enfrentarlo.

La brecha digital y el costo de oportunidad

La incorporación de las tics en la educación es un asunto que genera discusión y por esto es que es atractivo, pero se generan inequidades ya que algunas personas tienen acceso y otras no.

Algunos mitos con relación al cambio del perfil del maestro

Uno de los mitos que hay sobre la incorporación de las tics en la educación es que es que la tecnología terminara reemplazando al maestro.

La obsolescencia del maestro

Nunca el Maestro ha sido tan importante en el escenario educativo como en los procesos de formación mediados o soportados por las TIC.

¿Es posible la obsolescencia del Maestro? Claro que sí.

Algunos maestros obsoletos serán reemplazados; serán reemplazados pero no por tecnología, sino por maestros que hagan un buen uso de ella y que tengan un buen conocimiento, que constantemente estén actualizando el conocimiento y didácticas como también espacios que permitan un aprendizaje enriquecido para sus estudiantes.

Loro viejo no aprende a hablar

Decir que “loro viejo no aprende a hablar” tal vez tenga tanto de cierto como de mito. La mayoría de los maestros que no están de acuerdo con la incorporación de las tics en a educación son los maestros que llevan muchos años en las instituciones y que casi están a punto de retirarse.

Algunos escenarios para el cambio

Los cambios en los roles docentes no se dan de la noche a la mañana. Es una cuestión de paciencia, de conciencia y de voluntad, y esto toma tiempo. Ahora bien, ¿qué cambiar?, ¿qué camino tomar? Se plantean a continuación algunos escenarios en los que es deseable el cambio del perfil del maestro de cara a su integración en las dinámicas propias de la incorporación de las TIC en educación.

Adiós al profesor grabadora

La incorporación de las TIC en educación permite un mejoramiento importante en cuanto al acceso a la información por parte de los actores del proceso educativo.

¿Qué sentido tiene hoy un profesor cuyo papel solamente se limita a transmitir información a sus estudiantes?
Este es el profesor que entra a clase y de inmediato pasa a modalidad grabadora, presiona “Play”, llena unos cuantos tableros con la versión texto o la versión gráfica de sus palabras y cuando termina la clase, presiona el “stop”. Lamentablemente esta escena llega a repetirse año tras año o semestre tras semestre.

En consecuencia, los profesores deben asumir un papel distinto frente al asunto de la información para seguir jugando un papel valioso dentro del proceso educativo. Relacionar los contenidos, contextualizarlos, acercarlos a la realidad de sus estudiantes, proveerles significatividad, apuntar al desarrollo de procesos de pensamiento, entre otras, son labores docentes más relevantes en la educación del siglo XXI.

El facilitador: un lugar común

la dificultad radica en que los estudiantes vienen acostumbrados a participar de procesos educativos en donde su papel es eminentemente pasivo, casi dependientes del profesor. Si los estudiantes no asumen su parte en el proceso de cambio la experiencia no funcionará y todos saldrán frustrados; el profesor que ha diseñado e invertido interminables horas en el diseño y ejecución del programa, los estudiantes que no le encuentran sentido a un proceso educativo que requiere de ellos un mayor esfuerzo y la institución porque le invierte tiempo y recursos a resultados que no son  satisfactorios.

Más allá de la tiza electrónica

Uno de los cambios más urgentes en el rol del maestro tiene que ver con el uso de herramientas y mediaciones tecnológicas. Es urgente en la medida en que el uso de herramientas informáticas en las aulas de clase es una de las estrategias institucionales más sencillas de implementar y es tal vez la más generalizada.

Muchos colegios y universidades han invertido en tableros digitales. Lo que en realidad importa es que usen estos medios de una forma en que los estudiantes no solo logren disfrutar la clase, sino que también aprendan y que los profesores orienten sus clases de forma novedosa.

Esta situación merece un maestro investigador que asuma con entereza una posición académica crítica en la que se reconozca que el conocimiento no esta acabado, y que la búsqueda permanente de nuevos espacios y estrategias didácticas posibilita nuevas realidades y posibilidades para el aprendizaje de sus estudiantes.

El comunicador

Maestros y estudiantes se ven relacionados entre si y con el contenido educativo a través de recursos que combinan el texto, el audio, el video, etc. Espacios en los que lo oral, lo escrito y lo multimedia se combinan, se complementan. Algunos autores llaman a este fenómeno la convergencia de medios, en donde se entremezclan lenguajes y lógicas distintas de presentación del contenido educativo, en espacios con ritmos y dinámicas diferentes. Este fenómeno requiere de un maestro – comunicador que logre interpretar estos lenguajes y lógicas, encontrar los ritmos adecuados de interacción y motivación en aras de construir ambientes de aprendizaje ricos en posibilidades de aprendizaje.

El maestro en la línea del tiempo

El proceso educativo se desarrolla en términos muy generales a través de una larga línea de tiempo que empieza en un primer momento de planeación de dicho proceso y de construcción de los recursos para el aprendizaje (textos escolares, por ejemplo), pasa por un segundo momento en el cual se da la interacción entre maestros y estudiantes y finaliza en un tercer momento evaluativo, para reiniciar ese mismo proceso una y otra vez, a manera de ciclo de calidad.

La incorporación de las TIC en educación abre las puertas de la participación al Maestro en los tres momentos del proceso educativo. La contextualización y estructuración del contenido de un material educativo digital pensado para ser utilizado en una institución y contexto en particular pasa a ser responsabilidad de quien es experto en dicho contenido: el maestro. Y es éste quien habrá de interactuar con equipos de apoyo que aporten su experticia en asuntos que rebasan la competencia del maestro, como los asuntos de diseño y programación informática.

Estos procesos requieren de un maestro – diseñador, pero no de un diseñador gráfico sino de un diseñador – de contenidos educativos, un estructurador, un líder del conocimiento.

~ por manuela1121 en septiembre 2, 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: